Signos

Todo hace el amor con el silencio.Me habían prometido un silencio como un fuego, una casa de silencio.
De pronto el templo es un circo y la luz un tambor.
A.Pizarnik

31.10.08

Mañana nublada

Me levanté temprano, con la ilusión de que algunos rayos de sol iluminaran mi cara. Y ya había empezado mal, estaba nublado y medio frío. Caminé en silencio las 12 cuadras que separan a mi casa del colegio de mi hermano menor, en silencio, la mañana me malhumora si no hay sol y si no tomo al menos un mate antes de salir. Hice las 12 cuadras de vuelta, esta vez sola, había dejado a mi hermano en su mañana escolar. Y cuando volvía me acordaba de todas esas veces en las que caminé con él esas cuadras, todas las veces que cargaba la mochila de mi hermanito y entre ellos hablaban de fútbol y yo sentía que ese tipo era el hombre de mi vida, yo sentía que así como divertía a mi hermano iba a divertir a nuestros hijos, y la fantasía y los sueños y las ganas de que ese cuento tenga final feliz. Y caminaba, despacio, abrumada por los recuerdos, por la bronca, por el dolor. Cada cuadra que pasaba el corazón se me hacía añicos. Todo esto porque recordé que mañana tengo que verte la cara, para asistir a un sueño que era de los dos pero separados, tengo que verte para que me des la entrada y cada cual siga su ruta. Y me duele, no sabés lo que duele.

Ahora salió el sol, espero que se refleje en mi estado de ánimo.

Fantasma

Ahí estás, una vez más, sentado frente a mi, en el mismo lugar de siempre, a la hora de siempre, desafiandomé una vez más, disfrazado de fantasma, diciendo las mismas mentiras una y otra vez.

Ahí estás, haciendo que me escuchas, que me mirás, que me deseas. Pensando que esta ilusa te sigue creyendo. Pensando que tu juego sigue intacto como el primer día.

Ahí estás, de nuevo, buscando la manera de borrar tus ausencias, de sobrellevar la falta de todo.

Ahí estás, tan educado y cortés, tan dulce e hiriente, tan servicial y mentiroso como siempre.

Ahí estás, sí, tu imagen difusa se ahonda cada vez más fuerte, a la misma hora, en el lugar de siempre.

30.10.08

Hay días...



Hay días en lo que te extraño, no, no voy a negartelo, la ausencia en la cama, ese vacío me aniquila, ni hablar de tus llamados a las 3 de la tarde. La rutina, la costumbre, esas cosas que yo pensaba que eran amor y no lo eran.

Hay días en los que te odio, no, no te lo voy discutir. Te odio demasiado, porque te convertiste en un ser horrible, porque te alejaste tanto, tanto de lo que eras y me duele.


Hay días en los que sufro, no te voy a mentir. Y lloro horas y horas, y me fumo un pucho y te llamo y corto, y te mando mensajes y después digo, -¡¿por qué?! Y todo se siente otra vez peor.



Hay días en lo que soy feliz, eso no te lo voy a negar. Porque a pesar de todo, siempre hay alguien dispuesto a hacerme un poquito más feliz.


29.10.08

Miradas


Me miró, melancólico...

Me tendió su mano y una lágrima cayó por su mejilla y tocó mi alma.  Se escuchó el caer de su orgullo, cuando rebotaba contra el piso y él mismo se asustó.

Me miró, asustado...

Era un niño esperando el sí para salir a jugar. Y al lado de su orgullo quedó nivelado el mío, ocultando con su peso todo el odio que creí sentir.

Lo miré, asombrada...

Sentí que era de nuevo la misma niña que se enamoró de él aquel diciembre de calor.

Lo miré, algo triste...

No sabía si creer o no ¿sería en su camino otro juego más?

Me miró, con esa férrea convicción de siempre

Lo miré, sonrojada y algo alegre...

Nos miramos, caminamos de la mano, levantando de una
vez por todas, esta historia arruinada por amoríos baratos.

28.10.08

Finales

Me cuestan los finales. Los finales de toda indole, tengo un problema, no quiero llegar a ellos, y cuando llegan me siento vacía.

Me trauman, estoy días para leer el último capítulo de un libro, hasta semanas. Cuando escribo, el final siempre me queda como inconcluso. Y si me pasa esto con la literatura, imaginesé en las relaciones personales.

Me cuesta, me niego a ellos, hago todo lo posible para estirarlo y la cosa NO DA MAS, me voy por las ramas y sigo y sigo tirando. Y no hay nada peor q tirar de una cuerda que ya está rota, porque termina peor.


Esta nota, va sin final.

Donde!!

¿Y a dónde te espero?

¿Salgo a buscarte a la vuelta de la esquina?

¿Cuándo me pongo mi mejor vestido, desempolvo mi mejor sonrisa y camino tranquila esperando que me hables?

¿Cuál es el lugar perfecto que tenés planeado para nuestro encuentro? Será en la parada del colectivo de todos los días, el recital aquel, en la espera del subte, alguna callecita de mi querido Buenos Aires.

Ansías, deseo, ganas, infinitas ganas de encontrarte. Ganas infinitas de abrazos contenedores, de besos románticos, de miradas lujuriosas.




¿A dónde te espero, amor?

26.10.08

Yo ya sé que la pelee

Lo intenté. Utilicé todos mis recursos para que nada
terminara igual. Lo busqué, quise creer una y mil
veces que no eras igual al resto, quise creer en eso
que vos mismo crees, que sos distinto, que sos
especial y no... no lo sos, no lo fuiste, pero yo te
creí.

Lo intenté, no quise exilios, no quise un adios
final, no quise dejar de pensar que algo de amor por
mi habia.
Me equivoqué.

Si, me equivoqué, pero lo intenté, me volví a caer,
pero lo intenté, volví a llorar, pero lo intenté,
volví a gritar, pero lo intenté. Y ese es mi
consuelo, esa es mi alegría, esa es mi felicidad,
saberme tranquila, porque lo intenté, saber que al
menos sigo gastando zapatillas. Sigo perdiendo, pero
sigo jugando. Algo que vos no sabes, porque no jugas
sino ganás.

Lo intenté, busqué, me equivoqué.
Pero vivo, nada
más lindo que saber que vivo.

Todo eso

Era tu perfume, tu color y tu simpleza. Era esa
armonía perfecta en tu voz. Esa sonrisa eterna, eso
era.

Todo lo que me enamoró de vos era tan simple y tan
perfecto.

Eran esas caricias que no lo robé a nadie, que me
gané sola, eran esas charlas hasta las 25. Eran esas
locuras que solo compartías conmigo.

Todo lo que me gustó de vos no era complejo y tan
exacto.

Era todo eso que vendiste por un poco de falsa
locura. Era todo eso que olvidaste de a poco. Era
todo lo que te enseñé a mirar y que regalaste por
doquier y me dejaste a mi, así, vacía de ilusiones.

Todo lo que me gustó de vos era tan simple y tan
perfecto.



Y lo dejastes por máscaras.

Te olvidas

Y te olvidas, te olvidas de las palabras nuestras,
de esos inventos de enamorados, y te olvidas de
nuestra música, de nuestros besos desubicados, y te
olvidas de ese abrazo en costanera, de esa noche de
primavera, te olvidas de tu primera vez, de tus
celos, de tus reclamos, te olvidas de ese nudo en la
panza con las historias de amores pasados.
Y te olvidas, de lo que aprendiste a mi lado, te olvidas
de la magia que nos hacia diferentes, te olvidas de
las lluvias que juntos pasamos.
Te olvidas del apoyo en los momentos dificiles,
te olvidas de mi cuerpo y
te olvidas que soy la única que te conoce por
doquier.
Te olvidas de todo esto y te olvidas de lo
más básico. ¡TE OLVIDAS QUE TE AMO!

Noche perfecta

Era la noche perfecta para verte otra vez, esperaba con ansias el momento de ver otra vez tu sonrisa y magicamente sucedió.
Algo imprevisto, una luna brillando y tu presencia que me dejó atónita.
Y una vez más venís a mi mente, una vez más sos inspiracíon, una vez más como tantas el solo pensarte me hace feliz.
Un solo segundo me bastó para estudiarte, verte pasar me bastó para soñarte. Eran las ganas de tenerte cerca mio.
Era la noche perfecta, primer amor, para recordarte.

Secuencia

1.
Te vi venir y mi corazón latía fuerte, salía de su estado de naturalidad para empezar a recordar cada segundo de amor adolescente vivido a tu lado. Y tu cara, y tu andar cansado, y tu manera de hacerte presente y tu olor y tus caricias y tus canciones y tu todo.

2.
Asombro, mi cara reflejaba el asombro de verte pasar como hace mucho tiempo. Y las palabras que le decía a mi compañera se tornaron confusas, y mis ideas quedaron relegadas, y la utopía pasó a segundo plano. PASABAS. Sucedía lo que hace tiempo no sucedía. Se detuvo el mundo ante mis ojos con tu paso.

3.
Y así, una vez más como siempre, te fuiste. Seguiste tu camino de hombre ya formado y quedé, al costado de la vía con la hermosa sensación de haberte amado

Sigo..

Y ahora sigo cantando, y bailo sola y escuchó todo eso que había dejado a un costado. Y ya no niego que me encanta Arjona, y ya no evito mis impulsos y ya no callo para no complicarte. Ya no. Se dió vuelta mi relojito de arena y ahora el tiempo corre solo para mi. Porque de a dos no se puede, porque la ilusión me condenó, porque nos habiamos atado de pies y manos. Y amar es también poder ser libres, y amar es admirar al otro tal cual es. Y ahora yo sigo acá cantando, y bailo sola